Compases Pan-goniométricos

Compás pangoniometrico 20, Lapiz sobre papel cm.29,8x43 -2013-

Compases Pan-goniométricos

Desde siempre estoy fascinado por el dibujo científico y técnico, dibujos anatómicos y luego arquitectónicos han acompañado mi formación y me han enfrentado, de forma directa o indirecta a la dicotomía entre lo natural y lo artificial.

Este dilema no deja de acompañarme a la hora de emprender un nuevo trabajo, poniendo en evidencia mi tendencia constructiva con el fin de acercarme a la idea de una naturaleza artificial o a un artificio natural.

Me fascinan las líneas y las convenciones utilizadas para llegar a interpretar un objeto (hablo de convenciones como las proyecciones ortogonales, la perspectiva,  la teoría de las sombras etc.).
Prefiero observar un dibujo de ingeniería que un dibujo artístico, encontrándolo tan atractivo como feroz a la hora de presentar la verdad.

El dibujo técnico, a través de su objetividad, llega a traspasar el límite de lo “real” para emprender un camino hacia lo “ideal”.

Yo me enfrento a esta cuestión, en primer lugar afilando mis lápices como si de armas se tratara, y untándolos con un elemento paralizante en el intento de detener el momento: el acto.

Me gustan las heridas que deja el grafito en el papel y a veces en las manos: las aprecio tanto cuanto los involuntarios tatuajes de tinta china, dejados en mi cuerpo por las plumas de mí pasado como delineante en la escuela donde me formé.

Me gustan las finas líneas, otras gruesas como cortes en un cuerpo que hay que diseccionar.
Disección, de esto se trata.

Se me ocurre que diseccionar y dibujar tiene (en italiano) la misma onomatopeya y la misma etimología: dissezionare – disegnare.

Trazar, dejar una huella, una señal. Descomponer las dos dimensiones del papel, perforarlo, cruzar el umbral de la representación.

El dibujo deja la posibilidad de que la obra sea una “obra abierta”, en una especie de contradicción o mejor un oxímoron entre lo real y lo ideal.

El grafito tiene el color y los reflejos del plomo, se hace resbaladizo e impermeable, después de haberlo frotado sobre una superficie.

Esta impermeabilidad consigue comunicarnos la perdurabilidad transfiriendo la idea de lo inmutable al trazo que, de por si es inmanencia, momento, accidente.

La serie “Compases pangoniométricos” se componen de planos que voy esbozando a mano alzada y luego repaso con escuadra  con la intención de que, como es mi costumbre, la obra excluya o reciba menos información sobre autoria, emociones, sensaciones, empatia.

Massimo Pisani, Abril 2014

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *